El Sábado, nos reunimos los Territorianos en casa de Koke para dar buena cuenta de una suculenta barbacoa.

Un vino y luego otro nos condujo a preparar otra precipitada, pero esperada ruta.

Un par de llamadas vasto para juntar un buen grupo de amigos listos para disfrutar de un precioso día de campo.

La ruta no tenia ninguna dificultad, siendo la navegación el mayor entretenimiento.

El Track transcurren entre campos arados y barbechos, los cuales no admiten mas agua, inundando parte de los caminos que transcurrían entre ellos.

Por zonas, el barrazo puso un toque de diversión a los participantes de la ruta. A todos, menos a un muchacho que nos encontramos engullido por el barro, intentando con una pala sacar su Patrol de la trampa.

Nos contó que al ver que el agua se había comido la parte del camino y que tenia pinta de ser un barrizal de los bueno, pensó recortar un poco siguiendo las pisadas que habían y se quedo empanzado a los pocos metros.

Unimos unas cuantas eslingas para poder tirar desde el camino, y después de unos cuantos tirones le pusimos de nuevo en el camino.
Tras el rescate y otra buena tanda de kilómetros pisteando, el almuerzo no podía hacerse esperar mas. Así que paramos en un antiguo lavadero para reponer fuerzas.
Continuamos ruta pisteando en busca de un pueblo donde poder tomar café para despejarnos un poco, pero lo único que conseguimos fue acoplarnos en la plaza a disfrutar un poco del sol y dar por concluida la ruta.