Quedan pocos fines de semana para que termine la temporada, y los Territorianos aun tenemos muchas ganas de salir al campo. Así que una semana después de venir de Extremadura, improvisamos a ultima hora del Viernes una rutilla para el Sábado.

Quedamos a la 9h. en Riaza con nuestros amiguetes los Pinchos.

Al final llegamos tarde, así que nos saludamos rapidito y comenzamos el largo Track que teníamos preparado.

Empezamos por pistas circulando en paralelo a la montaña hasta llegar a los Robledales, los cuales nos acompañaron durante buena parte de la mañana.

Hace casi un mes que no llueve y a penas había barro, pero los arroyos y ríos de la zona están todos con agua para nuestro disfrute.

 

Subimos por un divertido camino hasta llegar a un pueblecito para hacer un enlace por carretera, sorprendiendo a una pareja de Corzos que cruzo a toda velocidad a pocos metros de nosotros.

La zona estaba de lo mas entretenida y no quiero ni pensar como se pondrá esto en Invierno.

Unos cuantos kilómetros de pista nos adentraron otra vez en el un pelado bosque de Robles, que por la parte mas baja del valle nos lleva dirección a la Sierra de Pela.

Los contrastes del terreno son espectaculares a medida que subíamos.

Pasamos del verde bosque de Robles, a tierras áridas con curiosas formaciones rocosas en muy poco tiempo, cambiando a cada momento las fantásticas vistas.

 
Una larga subida trialera entre Piornos y Jaras nos conduce a lo alto de la montaña, custodiada por los enormes molinos de energía eólica.

Tras un parada para come y descansar un poco, nos adentramos entre Pinos en la sierra, cambiando nuevamente las fantásticas vistas.

Una pronunciada bajada nos obliga a meter las cortas hasta llegar al ultimo de los vadeos.

Vadeamos sin problema el pedregoso río Sorbe y otra vez para arriba.

 

La subida estaba de lo mas divertida, ya que por tramos encontramos pequeños restos de nieve que invadían el camino y complicaban un poca mas la ascensión.

En mitad de la cuesta nos encontramos un Terrano de Medio Ambiente, que suponemos se escurrió con la nieve y se fue para abajo hasta que le paro un Pino a un par de metros del camino.

Pensamos que subirían a rescatarlo en el verano. jejejejjejjje

Los Pincho tenían que estar pronto en Madrid y llevábamos ocho horas ruteando. Así que decidimos acortar el Track casi cincuenta kilómetros y no volver a Riaza, para poner rumbo a Majalrayo, tomar un café y a casita a descansar.