Tras unos meses preparando la ruta y buscando fecha para hacerla, llego el momento de la tan deseada TerritorioAventura para todos los territorianos.

Un recorrido lleno de cuestas y trialeras, de mas de doscientos kilómetros, nos esperaba para pasar un puente de Mayo súper especial.

A media mañana salió el primer destacamento de territorianos al punto de acampada a pocos kilómetros del wpt 00, y a medida que el resto salimos de trabajar, fuimos afrontando las cinco horas de camino hasta llagar al punto.

El viaje de ida fue un infierno debido al impresionante chaparrón que nos callo durante buena parte del camino, pero una vez allí, Citri, Mangurrin y Toñin, ya tenían todo listo para que el resto disfrutáramos de los famosos macarrones de bienvenida y una buena fiesta. Eso si, parada por agua.

Después de pasarse toda la noche lloviendo, nos dio una pequeña tregua para recoger las tiendas y al poco empezó de nuevo a jarrear.

Mientras esperábamos a Richy y Ruth, los cuales tardaron un montón en llegar, nos dio tiempo a hacer unas fotos y muchas cosas mas, porque llegaron cerca de las once de la mañana. Así que en cuanto escuchamos el ruido del Toy, nos subimos a los coches y salimos en busca del primer de cuatrocientos wpt.

El Gps de mi Patrolo, es una auténtica mierda y seguir la ruta resultaba imposible, así que paramos un rato para intentar configurar sin éxito otro Gps.

Viendo que estábamos perdiendo mucho tiempo, decidimos seguir ruteando y con ayuda de los Gps del resto conseguimos ir afrontando las primeras subidas.

 

Se acercaba la hora de comer, cuando al entrar en un pueblo, se escucho por la emisora

- Parar, que creo que se le ha roto algo al Jeep.

Observamos que tenia la caja de cambio desplazada y el motivo fue que había arrancado el soporte del motor, ladeando todo para el lado izquierdo.

Viendo que la avería no la podíamos solucionar, no nos quedo mas que llamar a la grúa y seguir con la tradición de regresar a casa un coche menos.

Ya habíamos perdido un montón de tiempo esperando a la grúa y en cuanto llego, continuamos con la ruta sin perder tiempo.

El camino se empezó a cerrar, teniendo que atravesar auténticos túneles vegetales.

Quedaba muy poco tiempo de luz y estábamos intentando llegar a un wpt donde teníamos marcado un lugar donde acampar.

Nos encontramos una trialera que bajaba hasta un río, entra muretes de piedra y luego subía a un pueblo, donde teníamos pensado que recogieran a Toñin para regresar a su casa.

Ramón no se lo pensó mucho y intento pasar, pero el coche no entraba por la calleja. así que le toco dar la vuelta, no sin esfuerzo, ya que las piedras estaban mojadas y el Patrolo se daba con las rocosas paredes.

Ya de noche, llegamos al campamento y mientras bajaban a Toñin al pueblo, el resto preparamos el campamento.

Cuando nos juntamos todos, pues lo de siempre. Cenita y lo que toca después de cenar. Un poco de cachondeo no podía faltar, pero tras el intenso día no fue mucho.

 

Comenzamos el segundo día de ruta, como no, lloviendo.

los caminos, rocosos y muy entretenidos, nos dejaron disfrutar de unos espectaculares paisajes a medida que íbamos subiendo.

Casi en la cima del monte que estábamos subiendo, la ruta se desvía y comenzamos el descenso por una larga trialera, la cual afrontamos con muchas ganas, ya que era lo que todos estábamos esperando.

El camino se fue estrechando a medida que bajábamos y creo que todos descendíamos pensando que como tengamos que dar la vuelta nos la íbamos a ver muy mal. Porque dar la vuelta seria casi imposible y en caso de poder, subir con las piedras mojadas y subir los escalones que habíamos bajado seria muy complicado.

 
La cosa se complico, cuando llegamos a un punto en el que los coches cortos pasamos raspando con las ruedas las rocas y los coches largos tuvieron que emplearse a fondo, tanto pilotos como copilotos para poder superar el obstáculo.
 
Escalón tras escalón, la trialera fue acercándonos poco a poco hasta el pueblo donde teníamos pensado parar a comer.
 
Con la tripa llena, continuamos con un montón de subidas y bajadas, esta vez, con menos piedras y con caminos un poco mas anchos.
 

Después de una buena sesión de cuestas, nos dirigimos a un camping cercano, para poder darnos una ducha, que después de un par de días de ruta.............

Ramón nos dio a conocer algún producto de la tierra, como son el viño verde y un típico licor llamado vagasa, que no veas como pegaba.

El festón que nos pegamos fue de aupa, para despedir a Koke, que con mil problemas eléctricos en su Navara, se despidió de nosotros para regresar a Madrid a primera hora de la mañana.

El Lunes y ultimo día de ruta, decidimos hacer un track que había preparado Ramón, para que el regreso que se nos hiciera muy largo.

Recorrimos un montón de kilómetros y disfrutando un montón de fantásticos paisajes.

Es una pena no tener mas fotos de los bosques de alcornoque que pasamos.

Eran caminos rápidos y en unas horas recorrimos mas que todo el fin de semana, recortando considerablemente el camino de vuelta.

A la mañana siguiente, pusimos rumbo a casa, dejando mas de media ruta sin hacer, así que dentro de poco tendremos que hacer la segunda etapa de la TerritorioAventura.